Archive

Please reload

Tags

Please reload

El futuro de la energía es eléctrico y cada vez más verde

A nadie debería sorprender que las economías avanzadas tiendan a depender de la electricidad para una gran parte de su demanda total de energía. Con un interés cada vez mayor por avanzar hacia un futuro con bajas emisiones de carbono, esta tendencia solo se acelerará porque la electricidad puede generarse a partir de una variedad de fuentes que incluyen recursos renovables abundantes y cada vez más baratos.

“Al juntar ambas cosas, el futuro no solo será eléctrico sino también verde, limpio. Esto no solo tiene implicaciones importantes para la energía, sino también para la geopolítica de la energía. No hay necesidad de derramar sangre por el petróleo”, dice Fereidoon Sioshansi , presidente de Menlo Energy Economics, firma de consultoría con sede en San Francisco, en un  artículo en el portal de energía EEnergy Informer del que es editor.

Ese, en pocas palabras, es el mensaje de un Informe Especial sobre la geopolítica de la energía, que apareció en la edición del 17 de marzo de 2018 en The Economist, titulado “The New Power of Superpowers”. En un artículo de opinión en el mismo número, The Economist escribía:

“El petróleo formó el siglo XX. … Pero el siglo XXI verá que la influencia del petróleo disminuirá. El gas natural barato, la energía renovable, los vehículos eléctricos y los esfuerzos coordinados para luchar contra el calentamiento global juntos significa que la energía elegida será la electricidad“.

 

 

 

Como señala el semanario económico británico, la transición del sistema energético global a eléctrico y de la electricidad a los recursos renovables no será fácil ni inmediata, pero la transición ya está en marcha y parece inevitable. Solo falta saber si será generalizada y si se realizará pronto.

Hablando de los desacuerdos, en un extremo están los combustibles fósiles y las industrias de la automoción, algunos de los cuales permanecen en un estado de negación o incredulidad. Los que están en este campo argumentan que esa transición simplemente no es factible, dada nuestra abrumadora dependencia actual de los combustibles fósiles, e incluso si lo fuera, será una transición muy lenta y prolongada durante muchas décadas. Afirman que los activos de la industria son sólidos y que las inversiones no se quedarán varadas.

 

Un ejemplo de esta línea de razonamiento es la siguiente cita atribuida a Rex Tillerson, el ex CEO de ExxonMobil y exsecretario de Estado de EEUU. Antes de que el presidente Donald Trump lo despidiera escribió un tweet en los siguientes términos:

“Cuando el carbón entró en escena, se necesitaron unos 50 o 60 años para desplazar la madera. Luego, se encontró petróleo crudo, y tomó 60, 70 años, y luego el gas natural. Entonces, se necesitarán 100 años o más para que un nuevo avance en la energía se convierta en la fuente dominante. La mayoría de las personas tiene dificultades para hacer frente a la enormidad del consumo de energía”, argumentaba Tillerson.

 

Frente a esto, Sioshansi dice: “Lo entendemos. En el sector de la energía, las cosas no ocurren de la noche a la mañana. Pero si alguien piensa que la transición a la electricidad verde tardará 100, o incluso 50 años, como sugirió Tillerson, mi consejo es que se lo piense dos veces”.

Las cosas que solían tomar 50 años o más ahora ocurren en 5-10 años. Volkswagen, uno de los fabricantes de autos más grandes del mundo, por ejemplo, está planeando una importante revisión de su fabricación en los próximos 5 años, no 10 o 20. En 10 años, VW, como muchos otros grandes fabricantes de automóviles, hará cosas muy diferentes a las que hace hoy.

 

Del mismo modo, hay a quienes les gusta recordarnos a menudo que globalmente, las energías renovables representan un porcentaje minúsculo de nuestro consumo de energía actual. Es cierto que, en 2017, las ventas de vehículos eléctricos (EV) en EEUU fueron solo el 1% del total. Pero todo indica que esos números aumentarán, y una vez alcanzado el punto de inflexión, se convertirán en la corriente principal y, antes de que te des cuenta, los motores de combustión interna (ICE) pueden ser prohibidos y / o eliminados, como de hecho ya han anticipado algunos países.

The Economist escribió el obituario de los ICE que “el motor de combustión interna ha tenido una buena carrera, y aún podría dominar el transporte marítimo y la aviación en las próximas décadas. Pero en tierra, los motores eléctricos pronto ofrecerán libertad y conveniencia de forma más económica y limpia”.

 

El semanario británico se refería a una predicción de UBS, un importante banco internacional, que sugería que los vehículos eléctricos podrían representar el 14% de las ventas mundiales de automóviles para 2025. Tal vez no 2025, y tal vez no 14%, pero muchos esperan que la cifra actual de 1% crezca a una proporción de dos dígitos para 2025.

Hasta ahora han sido pocas las ciudades y países que han propuesto prohibir la venta de ICE ya en 2030; otros, incluyendo un par de petroleras, ahora están considerando los escenarios 2040 como la fecha en que las ventas de ICE pueden restringirse o prohibirse. ¿Para cuándo? Según Sioshansi, la mayoría está de acuerdo en que las cosas no sucederán de la noche a la mañana, pero al mismo tiempo, la velocidad con que las cosas están sucediendo hoy sugiere que esta transición ocurrirá mucho más rápido de lo que la generación de Tillerson piensa.

 

Please reload

Recent Posts

Please reload